Todo lo que debes saber sobre los tratamientos faciales

Así como el corazón, el estómago y el cerebro, la piel también es un órgano de gran importancia. De hecho es el más grande del cuerpo humano, pero aun así no pensamos en ella como un órgano a menos que haya un problema.

La piel tiene un trabajo importante que hacer: te protege constantemente, impide que las infecciones entren en tu cuerpo y evita que enfermes. Cuando te cuidas la piel, la estás ayudando a hacer su trabajo. Y cuidar tu piel hoy te ayudará a prevenir problemas futuros, como las arrugas e incluso el cáncer de piel.

Un tratamiento facial es un tratamiento que ayuda a limpiar los poros de la piel, exfoliar las células muertas, hidratar y humectar la piel y tratar los problemas cutáneos más comunes con un régimen personalizado. Estos tratamientos pueden ayudarte a mejorar tanto tu aspecto como tu salud sin necesidad de pasar por el quirófano.

Los tratamientos faciales son una de las alternativas más populares en la medicina estética, ya que están diseñados para mejorar el aspecto inmediato y la salud y longevidad general de la piel. Un buen cuidado de la piel también tiene enormes beneficios sociales y mentales.

A continuación te contaremos todo lo que necesitas saber sobre los tratamientos faciales.

¿Por qué deberías hacerte un tratamiento facial?

Someterte a un tratamiento facial embellecedor puede aportarte múltiples beneficios en cuanto a tu salud y belleza.

Un tratamiento facial es ideal para mantener una buena salud de la piel y puede dejarte un cutis radiante. El tener un buen aspecto causa una gran primera impresión a los demás en una entrevista, una cita o incluso simplemente al hacer nuevos amigos. Además, los beneficios mentales que ofrece un tratamiento facial pueden ser incluso mayores, ya que verte mejor hace que te sientas bien contigo mismo.

No hay nada que dé más confianza en uno mismo que saber que tienes el mejor aspecto posible. El cuidado adecuado de la piel, ya que es la parte más visible del cuerpo de una persona, es la forma número uno de conseguir esa sensación.

Incluso los pocos afortunados que tengan una piel perfecta podrán disfrutar del placer de un tratamiento facial, que en muchos casos utiliza técnicas de masaje suave. Los masajes faciales no solo son relajantes, sino que también estimulan la circulación y el flujo sanguíneo, lo que ayuda a la piel del rostro a curarse por sí misma y a revitalizar la mente.

¿Cómo hacer un tratamiento facial en casa?

Los tratamientos faciales son una de las actividades más relajantes y lujosas que se pueden hacer para uno mismo. Ahora mismo, muchos de nosotros necesitamos cuidarnos y desestresarnos más que nunca.

Por suerte, aún es posible hacerse un tratamiento facial en casa. En este caso más que un tratamiento se tratará de una rutina de belleza. Esta alternativa no será tan profunda como un tratamiento estético médico, pero ayudará a mantener una piel cuidada y te dará una mayor sensación de confianza.

Antes de hacer cualquier otra cosa en tu rostro, debes empezar limpiando tu piel. Cualquier maquillaje o producto que quede en la misma hará que el tratamiento facial sea menos eficaz. Por eso debes lavar bien tu rostro para asegurarte de que tu piel está lo más limpia posible antes de empezar el proceso facial.

Después, un buen tratamiento facial casero casi siempore implica una exfoliación para eliminar las células muertas y revelar una piel radiante. La exfoliación crea un lienzo perfecto para el resto del tratamiento facial en casa, ya que ayuda a abrir los poros y a suavizar la textura de la piel.

Continuamos con una mascarilla, ya que un tratamiento facial no estaría completo sin usar alguna versión de este producto. Puedes elegir la mascarilla que quieras utilizar en función de las necesidades de tu piel.

Y, por último, una de las principales claves para conseguir un brillo radiante es una piel bien hidratada con una crema hidratante de primera calidad. Una vez que te quites la mascarilla, fija la hidratación con tu sérum o crema hidratante habituales.

¿Cuál es el mejor tratamiento de rejuvenecimiento facial?

Si has decidido ir a por todas y someterte a un tratamiento facial profesional, verás que hay muchos tipos entre los que elegir. Por ejemplo, algunos ayudan a la elasticidad de la piel, previniendo la flacidez, las arrugas y otros signos de envejecimiento; mientras que otros ayudan a combatir las dolencias de la piel seca o el acné. A continuación, te hablamos en profundidad de algunos de ello.

Rejuvenecimiento láser

El rejuvenecimiento cutáneo con láser elimina las capas externas de la piel que están dañadas. Este procedimiento estimula la producción de colágeno y de nuevas células cutáneas en las capas subyacentes de la piel.

El rejuvenecimiento láser se utiliza actualmente para eliminar o reducir las arrugas y las líneas de expresión de la cara y el cuello. El tratamiento de rejuvenecimiento con láser es una opción avanzada de eliminación de arrugas que utiliza luz infrarroja para tensar la piel sin necesidad de cirugía.

La luz láser emite calor a las capas que se encuentran bajo la superficie de la piel, estimulando la producción de colágeno y haciendo que la piel parezca más tensa. Este procedimiento es una buena alternativa a la cirugía tradicional como el lifting, ya que no requiere anestesia, ni bisturí, ni tiempo de inactividad.

Mesoterapia facial

La mesoterapia facial es un tratamiento antienvejecimiento que se ha hecho muy popular en los últimos años por los maravillosos efectos que tiene para combatir los signos del envejecimiento. Además, se trata deun procedimiento indoloro y relativamente sencillo.

La mesoterapia facial es uno de los tratamientos más interesantes porque se puede utilizar en la mayoría de los tipos de piel. Consiste en la aplicación de microinyecciones superficiales con diferentes combinaciones de ingredientes especialmente elegidos para un fin concreto. Los principales ingredientes que se inyectan normalmente son vitaminas, minerales y aminoácidos.

Hilos tensores

Los hilos tensores son finos filamentos de diferentes materiales que no producen alergias ni rechazo. Son hilos totalmente reabsorbibles, ya que nuestro cuerpo se encarga de eliminarlos por sí mismo.

El tratamiento con hilos tensores es un tipo de procedimiento en el que se utilizan suturas temporales para producir un lifting sutil pero visible en la piel. En lugar de extirpar quirúrgicamente la piel facial suelta, este procedimiento simplemente la suspende suturando partes de la misma.

Esto tiene el efecto de tirar ligeramente de la piel hacia atrás y, por tanto, de levantar y tensar el rostro. Además de ser ideales para levantar la piel, los hilos tensores combaten el envejecimiento de otra manera, provocando la respuesta curativa del cuerpo y haciendo que éste dirija grandes cantidades de colágeno a las zonas tratadas.

Esto es importante debido al papel vital que desempeña el colágeno en el proceso de envejecimiento. El colágeno ayuda a mantener los factores de crecimiento que influyen en gran medida en el estado de nuestra piel. Además de utilizarse para la cicatrización de heridas, el colágeno ayuda a mantener nuestra piel fuerte, voluminosa y flexible.

Conclusión sobre los tratamientos faciales

Si quieres mejorar el aspecto de tu rostro, los tratamientos faciales son una de las mejores alternativas para conseguirlo. Ponte en contacto con la clínica Dra. Rigo y te asesoraremos sobre cuál es la mejor opción para tu caso.

¿Lista para mejorar tu aspecto?

ACCEDE A CUALQUIER TRATAMIENTO CON FINANCIACIÓN 100% PERSONALIZADA

Abrir chat
¡Pregúntanos lo que quieras!