FINANCIACIÓN PERSONALIZADA CONTACTO

Cómo mantener tu piel saludable

Muchas mujeres hoy en día gastan mucho dinero en productos que prometen ayudar a mantener la piel saludable. El problema es que puede ser muy difícil saber qué productos vale la pena comprar, especialmente si no los has usado antes. 

A medida que envejecemos, la capacidad de nuestra piel para mantenerse saludable e hidratada va disminuyendo, haciendo que pierda el brillo y la elasticidad. Esto se debe en gran medida a que nuestras glándulas sebáceas y la superficie de la piel son menos capaces de producir y retener la humedad. Sea cual sea tu edad, cuidar tu piel debería ser tu prioridad número uno si quieres verte bien.

Es probable (y necesario) que la hidratación diaria, el lavado de la cara antes de acostarnos y la aplicación regular de protector solar formen parte de tu rutina diaria; pero también hay otros factores que contribuyen a la salud de tu piel, como por ejemplo tu dieta o tu descanso. 

Y es que tener una piel saludable es un proceso que requiere de bastantes conocimientos y esfuerzos. A continuación, te enseñaremos algunos factores importantes básicos para mantener tu piel saludable todos los días del año, de la forma más efectiva posible.

Factores importantes para mantener tu piel saludable

1- Toma suficiente agua

El agua favorece una digestión saludable, aumenta los niveles de energía y mantiene tu cintura delgada. Se recomienda que la mayoría de las personas beban unos ocho vasos de agua al día, pero ¿realmente se consigue una piel suave y brillante con ello?

Existen muchos estudios que sugieren que el consumo regular de agua ayuda a ralentizar el proceso de envejecimiento de la piel. Además, el agua favorece el funcionamiento de los órganos internos y ayuda así a que la piel se mantenga hidratada.

2- Limpia tu piel a menudo

La limpieza de tu piel es uno de los factores más importantes para mantener la salud de la misma. Es por eso que tu rutina de cuidado de la piel debe empezar siempre con la cara recién lavada; y por supuesto, sin restos de maquillaje o cualquier factor externo causado por la polución. 

Si te pones a pensar en toda la grasa y las bacterias que se van acumulando en tu piel a lo largo del día, no hay forma de que quieras que esa suciedad permanezca en tu piel durante la noche. Por eso, también es importante que limpies tu piel antes de acostarte. 

En este sentido, acostúmbrate a lavarte la cara con un limpiador suave cada noche antes de acostarte para mantener la piel limpia y maximizar la eficacia de los productos de cuidado de la piel. Si tienes una piel grasa o con tendencia al acné, no olvides lavarte la cara también por la mañana.

3- Usa protección solar

Una buena rutina de cuidado de la piel debe incluir un buen protector solar; pero este elemento siempre suele ser el más olvidado. Sin embargo, la protección solar es hoy en día un componente imprescindible de cualquier rutina diaria de salud.

La exposición excesiva al sol puede provocar daños en la piel, incluyendo las quemaduras solares y el fotoenvejecimiento. Por supuesto, ni que decir tiene que también puede aumentar el riesgo de cáncer de piel.

El hecho de aplicar protección solar a nuestra piel no solo sirve para evitar el bronceado en los paseos al aire libre. Los daños relacionados con el sol pueden producirse en cualquier momento de la vida cotidiana, incluso al ir desde la casa al coche o al sentarte junto a una ventana soleada. 

Todas las pequeñas exposiciones al sol pueden irse acumulando a lo largo de los años, provocando arrugas y manchas oscuras; o, en el peor de los casos, melanomas cutáneos.

4- Cuida tu alimentación 

A menudo pensamos qué comer y qué no comer cuando se trata de nuestro peso; pero casi nunca tenemos en cuenta ese detalle cuando se trata de mantener nuestra piel saludable. Mientras que algunos alimentos pueden alterar nuestro metabolismo, otros pueden perjudicar la piel o ayudar a tenerla en su mejor estado.

Es importante incluir a nuestra dieta alimentos que contengan:

  • Vitamina A, la cual es esencial para la piel. Esta sustancia ayuda a reducir las líneas de expresión y las arrugas. También mejora la textura de la piel, y es buena para controlar la caída del cabello.
  • Las legumbres son una buena fuente de complejo B, esencial para una piel brillante. Consumirlas ayuda a eliminar la pigmentación oscura de las manchas y las ojeras, además de contribuir a mejorar la circulación. 
  • Vitamina C, la cual encontramos en las naranjas. Esta vitamina ayuda a la pigmentación, a los problemas de acné y a igualar la complexión de la piel.
  • La Vitamina D y la vitamina E son importantes para ayudar al rejuvenecimiento de la piel y a mantener alejada la sequedad excesiva de la piel.
  • Las verduras de hojas verdes están llenas de minerales y ayudan en la desintoxicación del cuerpo, manteniendo así la piel brillante. También ayudan a eliminar la decoloración de las manchas y a mejorar la palidez de la piel.
 

5- Ten una buena rutina de sueño

Cuando se piensa en cómo conseguir una piel saludable, los productos para el cuidado de la piel pueden ser lo primero que se nos viene a la mente. Pero la realidad es que tus hábitos diarios, como tu horario de sueño, son igual de importantes para la salud de la dermis.

El descanso es esencial para la belleza de la piel. Tu cuerpo entra en un estado de regeneración mientras duermes y trabaja para repararse durante la noche. La falta de sueño no solo se manifiesta en la piel en forma de ojeras y signos de envejecimiento, sino también en forma de brotes de acné y otros problemas. 

El cuerpo responde a la falta de sueño produciendo cortisol, que es la hormona del estrés. El aumento de los niveles de cortisol puede provocar brotes y empeorar las condiciones de la piel existentes.

Por eso, si quieres mantener tu piel saludable, es fundamental que cuides tu sueño tanto como tu alimentación y tus hábitos de belleza como tal.

La alternativa: tratamientos estéticos no invasivos

Tener una piel saludable, vibrante y sin manchas es una parte vital para tener una apariencia sana. Los tratamientos estéticos no invasivos implican una combinación de procedimientos para dar resultados óptimos y obtener una piel saludable. 

En nuestra clínica usamos varios productos de relleno, que utilizamos en la medicina estética para el rejuvenecimiento facial, entre ellos podemos destacar: el ácido hialurónico, Radiesse: hidroxiapatita cálcica, Ellansé: policapriolactona y Sculptra: ácido polilactico.

En la clínica Dra. Rigo Medicina Estética, ofrecemos una variedad de procedimientos estéticos para tratar diferentes afecciones de la piel. Queremos ayudarte a conseguir tu objetivo final de forma segura y eficaz. Además, brindamos una atención totalmente personalizada para cada paciente.

Si quieres cuidarte y mantener tu piel saludable de la forma más efectiva, descubre nuestros tratamientos personalizados. Nuestro equipo cualificado y experimentado abordará todas tus preocupaciones de forma responsable y te proporcionará el procedimiento más adecuado para tus necesidades.

¿Lista para mejorar tu aspecto?

¡Pregúntanos lo que quieras!