FINANCIACIÓN PERSONALIZADA CONTACTO

Grasa localizada: ¿qué podemos hacer contra ella?

Dentro del mundo de la belleza, uno de los principales problemas con los que se encuentran muchas personas es la grasa localizada. Se trata de depósitos de tejido adiposo concentrados en una parte concreta del cuerpo, normalmente en zonas como las caderas o el abdomen, y que dan un aspecto muy poco estético a nuestra figura.

La grasa localizada tiene el inconveniente de que es muy complicado eliminarla de manera natural. Incluso aunque sigamos una dieta perfecta y hagamos ejercicio físico de manera habitual hay ciertas zonas del cuerpo en las que simplemente es prácticamente imposible reducir la grasa localizada de manera directa.

Por eso cada vez más mujeres se plantean pasar por el quirófano para acabar con este problema. Pero, ¿es posible eliminar la grasa localizada sin cirugía? ¿Por qué se produce este problema, y qué podemos hacer para luchar contra él? En este artículo te lo contamos.

Qué es y por qué se forma la grasa localizada

La grasa está formada por un tipo especial de células conocidas como adipocitos. Estas juegan un papel muy importante en el funcionamiento del organismo, pero debido a ciertos factores genéticos o del estilo de vida pueden llegar a acumularse de forma poco estética y peligrosa para la salud.

Cuando se producen diferentes factores como un exceso en el consumo de calorías o un aumento de la resistencia a la insulina, las células adiposas pueden aumentar de tamaño hasta diez veces. Esto provoca la aparición de la grasa localizada, sobre todo en zonas como las caderas, el abdomen, las nalgas y los muslos.

Por qué aparece la grasa localizada

Hay muchos factores que influyen en la acumulación de la grasa localizada, pero algunos de los más importantes son los siguientes:

  • Genética. Diferentes estudios indican que las personas con padres con facilidad para acumular grasa también presentan esta misma tendencia.
  • Estilo de vida. Seguir una dieta rica en carbohidratos refinados, azúcares y grasas saturadas hace mucho más probable la acumulación de grasa localizada. Lo mismo ocurre con la falta de ejercicio físico o de sueño.
  • Hormonas. Los cambios hormonales provocados por la menstruación, la menopausia o diferentes trastornos pueden provocar el aumento de la acumulación de este tipo de grasa.
  • Edad. Con el tiempo, el cuerpo tiene mayor tendencia a perder masa muscular y a acumular grasa, especialmente en las zonas ya mencionadas anteriormente.

Reducir la grasa localizada de forma natural: ¿es posible?

El principal problema de la grasa localizada es que es muy difícil de eliminar únicamente con dieta y ejercicio. A pesar de que entrenar y comer bien es clave para reducir el porcentaje de grasa corporal, a menudo no es suficiente para eliminar por completo los depósitos situados en el abdomen o las caderas.

Diferentes estudios como este del 2011 indican que es muy complicado acabar con la grasa de ciertas zonas del cuerpo una vez que se ha producido una acumulación importante. Esto es especialmente cierto en el caso de personas que han sufrido sobrepeso alguna vez, incluso si a día de hoy se encuentran en un porcentaje de grasa ideal.

Aún así, existen algunas alternativas que puedes explorar para eliminar la grasa localizada. A continuación te contamos cuáles son las más efectivas.

Cuidar la nutrición al máximo

Dentro de las técnicas que existen para acabar con la grasa localizada o rebelde, no hay duda de que una buena dieta es el arma más efectiva. Si no tienes unos buenos hábitos alimenticios como base el resto de herramientas y tratamientos perderán mucha efectividad o directamente no funcionarán para ti. Por eso, el primer paso para quienes quieren perder la grasa localizada de su cuerpo es seguir una dieta basada en la ciencia y que realmente funcione. Esto permitirá reducir las reservas de grasa de manera general y acabar así de manera indirecta con las acumulaciones que empeoran el aspecto físico.

¿Lista para mejorar tu aspecto?

¡Pregúntanos lo que quieras!